fbpx

Cuando nos estresamos el cuerpo aumenta la producción de una hormona llamada cortisol, la cual ha demostrado que al aumentar afecta el cabello directamente.

La ciencia nos dice que niveles bajos de cortisol estimula el crecimiento del cabello, así que para lograr niveles bajos te recomendamos tener un estilo de vida con poco estrés y/o aprender a manejar tu estrés. Se ha demostrado que la terapia de escuchar música reduce significativamente los niveles elevados cortisol en el cabello.

Después de un episodio agudo o crónico de estrés algunas personas experimentan una mayor cantidad de pérdida de cabello causando:

  • Inhibición de la fase de crecimiento del cabello (el cabello no crece tan rápido como lo hace usualmente)
  • Caída de cabello antes de tiempo.
  • Aumento de inflamación alrededor del folículo causando muerte folicular temprana. (el cabello se puede perder permanentemente causando calvicie)

El estrés tiene como consecuencia pérdida de cabello actuando como un factor inductor o agravante de la caída de cabello específicamente en las siguientes patologías:

  • Alopecia androgenética: Si tu ya tienes predisposición genética a la calvicie el estrés va a acelerar el proceso.
  • Alopecia areáta
  • Efluvio telógeno.

¿Qué es lo que pasa?

El cortisol aumenta la degradación hasta en un 40% de unas proteínas que participan en la regulación del ciclo celular por lo que a mayor aumento de cortisol la caída de cabello es más rápida

¿Qué se puede hacer?

El cabello perdido se puede recuperar siempre y cuando se  use  tratamiento capilar a tiempo.

Hay casos en donde el estrés crónico causa la pérdida permanente de la unidad folicular y ya no se regenerará dejando como única solución para repoblar esa zona el injerto capilar.

 

Fuente

Stress and hair growth cycle: Cortisol-Induced  hair growth Disruption, 2016